Vivienda en Santa Eulalia del Río (Ibiza) (2016)

La vivienda se integra en un bancal con pendiente delimitado por muros de piedra ancestrales de un espesor de más de un metro.

La presencia de estas huellas arquelógicas condiciona el esquema lineal propuesto y el cómo los distintos volúmenes se disponen frente a ellos, ‘dejándolos respirar’.

Se disponen de ‘alfombras´de grava a los pies de los mismos, como si el negativo de los mismos se tratase.

La vivienda es bastante porosa y permeable a la naturaleza circundante.

Los distintos patios tienen un carácter singular, entre los que predominan los de connotaciones minerales y los orientados a norte, receptáculos de musgos y líquenes del entorno de la vivienda.

Se pretende un tratamiento paisajístico armónico y con protagonismo de la xerojardinería en el ámbito de la vivienda y de la recuperación del sotobosque mediterráneo en el resto de la parcela, con distintos hitos secuenciados a modo de ´promenade´ de ecos pintorescos, que pretende activar el movimiento dentro de la parcela de proyecto.